Consejos básicos para elegir una placa base

Si quieres construir tu propio PC, o comprar un PC preconstruido, que quieras ampliar en un futuro más o menos cercano, según vaya mejorando tu presupuesto, entonces hay un componente esencial que servirá como eje de todo el sistema. Ese componente es la placa base, y es una pieza increíblemente importante en el rompecabezas del PC. Determina muchos de los otros componentes que podrás elegir, y aunque para diseñar un pc, nosotros empezaríamos eligiendo el procesador que queremos utilizar y a partir de este estudiar que placas base, compatibles con el mismo, cumplen con el resto de las necesidades de nuestro diseño, en este artículo nos centraremos en la placa base.

Table of Contents

¿Qué es una placa base?

Una placa base es una placa de circuito impreso (PCB) que crea una especie de red troncal que permite la comunicación de una variedad de componentes, y que proporciona diferentes conectores para componentes como la unidad central de procesamiento (CPU), la unidad de procesamiento de gráficos (GPU), la memoria y el almacenamiento. La mayoría de los ordenadores fabricados hoy en día, incluidos los teléfonos inteligentes, las tabletas, los portátiles y los ordenadores de sobremesa, utilizan placas base para reunir todo, pero el único tipo que normalmente se compra son los fabricados para los ordenadores de sobremesa.

Mirando la placa base de arriba a abajo, verás una colección de circuitos, transistores, condensadores, ranuras, conectores, disipadores de calor y más que se combinan para encaminar las señales y la energía a través del PC y permitirte conectar todos los componentes necesarios. Es un producto complicado, y muchos de los detalles técnicos están fuera del alcance de este «cómo hacerlo». Sin embargo, conocer algunos de estos detalles es importante y vamos a centrarnos en ellos.

Al decidir sobre la placa base correcta, querrás asegurarte de que satisface tus necesidades tanto hoy como mañana. Si sabes que nunca querrás actualizar tu PC más allá de su configuración original, entonces puedes elegir una placa base que te proporcione exactamente lo que necesitas para ponerla en marcha. Pero si crees que podrías querer ampliar tu PC más adelante, entonces querrás asegurarte de que tu placa madre satisfaga tus necesidades a medida que crezcan.

La primera decisión que hay que tomar, o al menos que nosotros tomaríamos, es qué CPU quieres que sirva como cerebro de tu PC, lo que significa elegir entre dos compañías: Intel y AMD. Ambas ofrecen CPUs que van desde opciones de nivel básico lo suficientemente buenas para la navegación web, la productividad y los juegos de gama baja hasta bestias ultrapotentes que pueden arrasar en proyectos de edición de vídeo y ejecutar los juegos más exigentes de hoy en día a altos fotogramas por segundo (FPS).

Ambas compañías están constantemente actualizando sus productos, por lo que esta información puede volverse obsoleta muy rápidamente. Sin embargo, desde que se escribió este instructivo, Intel está en su novena generación de CPUs y AMD ha introducido recientemente su arquitectura Zen 2, con Zen 3 que se espera pronto, y CPUs Ryzen de tercera generación. Cuál de ellas es la adecuada para ti dependerá de tus necesidades, como por ejemplo si te preocupan más las aplicaciones que pueden usar varios núcleos de procesador (lo que podría favorecer los procesadores Ryzen de AMD) o si te preocupan más los juegos que se benefician del rendimiento más rápido de un solo núcleo (lo que podría favorecer los procesadores Core de Intel, aunque aquí tendríamos que decir que en este aspecto AMD se aproxima a toda velocidad a Intel, y eso sin tener en cuenta que los juegos de última generación van necesitando cada vez de más núcleos para obtener todo su potencial).

Una vez que hayas decidido qué CPU es la mejor para ti, tendrás que elegir una placa base que utilice el socket y el chipset adecuados. Básicamente, un zócalo de procesador es el mecanismo a través del cual el CPU está firmemente unido a la placa base. Un chipset es el software y el hardware de la placa base que se combina para permitir que todos los diversos componentes se comuniquen.

Aquí están los sockets y chipsets más importantes de hoy en día:

socket Placa base

No es tan importante entender todo lo que implica la fabricación de un conjunto de chips, pero es vital entender que hay que seleccionar una placa base con el conjunto de chips adecuado -y el socket correcto- para la CPU que se planea comprar. También es importante saber que los diferentes chipsets proporcionan soporte a diferentes combinaciones de componentes como RAM, GPU y otros.

 

A medida que investigues y compares las placas madre, querrás asegurarte de que todo lo que quieres incluir en el diseño de tu Pc sea soportado por la placa base.

Factor de forma

Las placas madre vienen en diferentes tamaños, lo que significa que tienes cierta flexibilidad para construir tu PC para que se adapte a tu entorno. Si tienes mucho espacio, es posible que desees utilizar una carcasa en forma de torre de tamaño completo, mientras que si estás construyendo un PC con sistema de cine en casa (HTPC) destinado a colocarse debajo del televisor de la sala de estar, es probable que desees una carcasa mucho más pequeña.

Por eso las placas base vienen en varios tamaños o factores de forma, y estos estándares definen no sólo el tamaño de la placa madre sino también cuántos de los diversos componentes tienden a soportar. Hay variaciones en esto último, pero en general, cuanto mayor sea el tamaño físico de la placa madre, más componentes soportará.

No todas las cajas de PC admiten todos los factores de forma, por lo que también es conveniente asegurarse de que la placa base y la carcasa coincidan.

Factores de forma de la placa madre que tenemos que conocer

A continuación, se presentan varios de los factores de forma más populares y sus especificaciones más comunes:

Consejos básicos para elegir una placa base

Estas son las pautas generales para algunos de los factores de forma más comunes de la placa madre. Hay más, y varían en sus capacidades. Lo más importante es decidir qué tamaño de PC quieres construir o comprar, cuántos componentes querrás configurar ahora y en el futuro, y luego elegir el factor de forma de la placa madre que mejor se adapte a tus necesidades.

Opciones de expansión de la placa madre

Las placas madre pueden conectar una variedad de componentes además de la CPU, incluyendo tarjetas gráficas, tarjetas de sonido, tarjetas de red, dispositivos de almacenamiento, conexiones, y muchos otros. Ha habido muchos tipos de puertos de expansión a lo largo de los años, pero afortunadamente las cosas se han simplificado mucho. Hoy en día, se trata principalmente de puertos Peripheral Component Interconnect Express (PCIe), aunque algunas placas madre también incluyen ranuras PCI para dispositivos heredados.

PCIe es el puerto más importante y el que usarás para conectar la mayoría de los componentes hoy en día. Hay cuatro tamaños de ranuras PCIe, y el último estándar de uso común es el PCIe 3.0. Estos cuatro tamaños dictan tanto el rendimiento de la conexión como su tamaño – siempre querremos asegurarnos de que tenemos suficientes ranuras de expansión y que son de los tamaños adecuados para soportar todas nuestras necesidades presentes y futuras.

Los cuatro tamaños de las ranuras son x1, x4, x8 y x16, siendo x4 y x16 los más comunes. Las placas base varían mucho en cuanto a la cantidad de ranuras que incluyen, y también en cuanto a su ubicación. Debes asegurarte de que tienes suficientes ranuras, y que tienen suficiente espacio alrededor de ellas para que quepan todos los componentes necesarios.

Compatibilidad con la GPU

Como nosotros no somos máquinas que podamos comunicarnos con ceros y unos, necesitamos que todos los ordenadores produzcan información en un formato visual que los humanos podamos utilizar. En sus términos más simples, eso significa mostrar imágenes en un monitor. El componente que realiza esta función en un PC típico es la tarjeta gráfica, o GPU, y tendrás que asegurarte de que tu placa base puede soportar el tipo de GPU que necesitas para los usos previstos.

Algunas CPU Core de Intel vienen con GPU integradas que proporcionan los medios para mostrar la salida a un monitor, y AMD tiene su propia versión de la misma cosa llamada unidad de procesamiento acelerado (APU) que combina una CPU con una GPU en el mismo paquete. Se trata de GPU de relativamente baja potencia que son excelentes para las tareas de productividad habituales, pero sólo admiten juegos menos exigentes desde el punto de vista gráfico (como los títulos de deportes electrónicos).

Si necesitas una GPU más potente, ya sea para juegos o para aplicaciones más exigentes, como la edición de vídeo, que pueda utilizar una GPU para un procesamiento más rápido, es probable que quieras una GPU independiente. En ese caso, querrás tener en cuenta qué tipos de GPU puedes conectar a la placa base e incluso cuántas GPU puede admitir tu placa base.

Conexión de las GPU

Hoy en día, la mayoría de las GPU se conectan a través de ranuras PCIe, y la mayoría utiliza ranuras PCIe x16. Además, la mayoría de las GPU actuales requieren PCIe 3.0 o superior. El requisito final es el ancho disponible de cada ranura PCIe, y muchas GPU requieren un ancho de dos ranuras. Esto puede bloquear algunas ranuras PCIe x1 y hacerlas inaccesibles, lo cual está bien siempre y cuando no te sorprenda. Ten en cuenta que algunas GPU pueden utilizar sólo los 75 vatios de potencia que proporciona la ranura PCIe, pero que la mayoría de las GPU requieren más potencia a través de conectores de seis u ocho patillas de una fuente de alimentación suficientemente grande.

Por lo tanto, al elegir tu placa base, deberás asegurarte de que proporcionas el tipo de ranuras PCIe adecuadas. Esto significa que hay que comprobar cuidadosamente las especificaciones de la GPU y compararlas con las de la placa base. Si quieres conectar dos o más GPU, denominadas «Scalable Link Interface» o SLI por NVIDIA y Crossfire por AMD, necesitarás dos ranuras PCIe disponibles y una placa base compatible.

Lo recalcaremos de nuevo porque es muy importante: asegúrate de comprobar los requisitos de la GPU en relación con lo que puede ofrecer tu placa base para asegurarte de que todo encaje correctamente. No vamos a hablar de los detalles de la fuente de alimentación en esta guía, pero es conveniente que te asegures de seleccionar una fuente de alimentación que pueda satisfacer las necesidades de tu GPU a plena carga junto con el resto de los componentes.

Ram

Tu CPU necesita un lugar para almacenar información mientras tu PC está encendido y funcionando. Eso se llama «memoria de acceso aleatorio», o RAM, y hoy en día las PCs están comúnmente equipadas con al menos 4GB de RAM. La cantidad de RAM que necesitas para tu propia PC depende de cómo piensas usarla, y 8 GB suelen ser una recomendación segura para la mayoría de los usuarios más livianos, siendo 16 GB o más una buena apuesta para los usuarios más pesados.

La RAM actual se conecta a una placa madre a través de una ranura rectangular que recibe su nombre por el tipo de RAM que se utiliza hoy en día: el módulo de memoria doble en línea (DIMM). El número de ranuras DIMM en una placa madre determina cuánta RAM se puede agregar, y lo más común es que varíe de dos a ocho ranuras. Puede agregar un módulo de RAM a la vez, pero obtendrá el mejor rendimiento cuando instale la RAM en pares coincidentes.

 

La capacidad oscila entre 1GB DIMM y 128GB DIMM, estos últimos son extremadamente caros y suelen comprarse para su uso en servidores. La mayoría de las computadoras de consumo estarán equipadas con un total de 4 GB a 64 GB, y la memoria RAM se suele adquirir en kits de dos o cuatro módulos DIMM. Por ejemplo, si se desea equipar el PC con 16 GB de RAM, normalmente se compra un kit con dos DIMMS de 8 GB o cuatro DIMM de 4 GB.

Cuando elijas tu placa base, asegúrate de que tiene suficientes ranuras, que puede soportar toda la memoria RAM que piensas configurar y que puede soportar la memoria RAM más rápida que quieras comprar. Al mismo tiempo, querrás pensar en cómo comprar tu RAM. Por ejemplo, si quieres empezar con 16 GB de RAM y luego crecer hasta 32 GB, y tu placa base tiene cuatro ranuras DIMM, entonces querrás empezar con un kit de dos DIMM de 8 GB y no con un kit de cuatro DIMM de 4 GB, ya que eso te permitirá añadir otro kit más tarde y evitar que te quedes con la RAM sin usar.

Almacenamiento

Para usar tu PC, necesitarás un lugar donde almacenar el sistema operativo, las aplicaciones y los datos cuando la energía está apagada. Hoy en día, eso significa elegir entre una unidad de disco duro (HDD) con platos giratorios que almacenan datos y unidades de estado sólido (SSD) que almacenan datos en una memoria flash mucho más rápida. Las HDD suelen ser menos costosas para disponer de más espacio de almacenamiento, mientras que las SSD son más caras, pero ofrecen una velocidad adicional, y son excelentes para contener el sistema operativo y las aplicaciones.

Hay algunos conectores de almacenamiento principales que deberás tener en cuenta a la hora de comprar la placa base. Esto incluye tanto los tipos de conexiones como la cantidad de conexiones que tendrás para agregar almacenamiento a tu PC. Algunas de estas conexiones son internas y otras externas.

La conexión de almacenamiento más común hoy en día es la ATA en serie, o SATA. SATA está en su tercera revisión, y SATA 3.0 es una conexión que proporciona hasta seis gigabits por segundo (Gb/s) de velocidad de transferencia. Esto se traduce en hasta 600 megabytes por segundo (600MB/s) en velocidades de lectura y escritura para las SSD SATA y, por lo general, significativamente menos de 150MB/s en lectura y escritura para los discos duros.

Puedes comprar tanto discos duros como SDD que admitan conexiones SATA 3.0, y las placas base pueden contener varios puertos SATA. Existen variaciones de SATA 3.X que proporcionan velocidades más rápidas y conexiones ligeramente diferentes, incluida la revisión SATA 3.2 que utiliza un factor de forma M.2.

Un tipo de conexión de almacenamiento cada vez más común es NVM Express, o NVMe, que se conecta a través del bus PCIe. Se trata de un protocolo más reciente que ofrece un mayor ancho de banda, menor potencia, menor latencia y otras ventajas. Las SSD de NVMe comunes hoy en día pueden proporcionar velocidades teóricas de más de 3 GB/s de lectura y 1,5 GB/s de escritura. Las SSD NVMe vienen en dos factores de forma, tarjetas que se conectan a las ranuras PCIe y versiones compactas que se conectan a las conexiones M.2.

Una SSD pequeña y un disco duro grande

Al igual que con muchos de los componentes de este «cómo», hay muchos factores que intervienen en la elección del almacenamiento correcto. Una táctica común es comprar una unidad SSD relativamente pequeña para el sistema operativo y las aplicaciones, lo que permite un rendimiento significativamente mejor, y luego unidades de disco duro más grandes para almacenar cantidades masivas de datos como fotos y vídeo.

Sea cual sea el almacenamiento que elija, deberás asegurarte de que tu placa base sea compatible con sus necesidades actuales y futuras. Esto requiere un estudio cuidadoso de las especificaciones de la placa madre para asegurarte de que pueda conectar todo el almacenamiento que puedas necesitar algún día. Recuerda que también puedes conectar dispositivos de almacenamiento externo si es necesario, y eso es un requisito para los datos que necesitas llevar contigo.

Conectividad

Hemos cubierto varias formas diferentes de conectar componentes a una placa base, incluyendo PCIe, ranuras DIMM y conexiones de almacenamiento. Hay una gran cantidad de otros tipos de conexión que las placas madre o motherboard pueden soportar hoy en día, y una vez más, querrás considerar tus necesidades muy cuidadosamente al seleccionar una placa base.

Además, algunas conexiones están ubicadas directamente en la placa madre y son internas de la caja de PC, y a veces están pensadas para conectarse a puertos en la parte frontal, superior, lateral o posterior de la caja. También deberás tener en cuenta qué puertos admite la caja y asegurarse de que la placa base proporcione las conexiones internas necesarias. . Estas conexiones incluyen una variedad de headers que se utilizan para soportar cosas como ventiladores, puertos USB externos, sistemas de iluminación RGB y una variedad de productos patentados específicos del fabricante.

 

Esto es algo que querrás comprobar cuidadosamente cuando estés seleccionando los componentes para tu nuevo PC. Por ejemplo, tu caso puede tener varios puertos USB que requieren varios headers USB internos. Y, algunos sistemas de refrigeración por agua requieren headers específicos para conectar con el software que controla la iluminación y los sensores térmicos.

Las motherboard también tienen conexiones accesibles externamente en un panel de entrada/salida (E/S) posterior que encaja en una ubicación generalmente estándar en la parte posterior de la caja del PC. Tendrás que asegurarte de que la placa base incluya todos los headers necesarios para soportar todos estos tipos de componentes adicionales y las características de la caja del PC.

Básicamente, piénsalo de esta manera. Cuanto más complejo sea tu nuevo PC, más tendrás que profundizar en tu elección de la placa base. En ningún lugar esto es más cierto que en lo que respecta a los tipos de conexiones que están presentes en una motherboard en comparación con los diversos componentes que tendrás que añadir.

Las siguientes son algunas de las conexiones comunes en las placas madre modernas. No todas las placas base tienen todas estas conexiones, e incluso encontrará algunas otras también. Lo importante es asegurarse de que tu elección de la placa madre tiene todas las conexiones que necesitas.

Consejos básicos para elegir una placa base

Fabricantes de placas base

Ahora que has identificado el tipo de placa base que necesitarás para construir tu PC específico, o que debería servir como base de ese PC preconstruido que vas a recoger, querrás pensar un poco en su fabricante. Algunas empresas se centran en proporcionar placas base destinadas a los jugadores, con toneladas de espacio para añadir GPU y con sistemas de iluminación LED, mientras que otras se centran en sistemas más convencionales.

Algunos de los fabricantes de placas base más conocidos y por los cuales te recomendamos iniciar la búsqueda son ASUS, Gigabyte, MSI y ASRock.

Compare items
  • Total (0)
Compare
0
Ir al contenido